Luca, un niño de tan solo cuatro años, salvó la vida de su mamá al reaccionar de forma asombrosa ante una emergencia en España.

Mónica Toribio, una mujer afectada por la diabetes, perdió el conocimiento luego de que le fallara la bomba de insulina. 

En ese momento, su hijo, con una increíble calma, tomó el celular de Mónica y lo desbloqueó. El pequeño llamó al Centro de Emergencias de Castilla y León y dijo que necesitaba ayuda porque su mamá se había caído.

El menor facilitó la ubicación exacta en la que se encontraba y explicó lo que había ocurrido. Pronto comentó que abriría la puerta cuando llegaran.

Luego del primer contacto, llamó en dos ocasiones preguntando cuánto tiempo les quedaba para llegar a atender a su madre.

No hay comentarios

Dejar respuesta