Hace poco más de medio siglo, 140 niños fueron sacrificados y sepultados mirando hacia el océano Pacífico que hoy baña las costas del distrito de Huanchaco, al norte de Perú.

Este jueves sus restos fueron presentados como «evidencias del más grande sacrificio masivo de niños de América y probablemente de la historia mundial», según la revista National Geographic, que publicó la noticia en exclusiva.

«Personalmente, no lo esperaba. Y creo que nadie más se lo podría haber imaginado«, dijo John Verano, antropólogo de la Universidad Tulane (EE.UU.) y líder del equipo investigador junto al explorador peruano de National GeographicGabriel Prieto.

Los restos de los niños, que tenían entre 5 y 14 años, presentaban cortes en el esternón y dislocación de las costillas, signos que sugieren que les extrajeron el corazón.

Según detalla la investigación que todavía está en curso y que espera para ser publicada en una revista científica, los niños murieron en un único ritual junto a 200 llamas jóvenes.

No hay comentarios

Dejar respuesta