El zaguero catalán, Gerard Piqué hizo de las suyas durante el recorrido del festejo de la plantilla del FC Barcelona por el doblete obtenido en fin de semana (Liga y Copa) donde parece que la cerveza no le sentó bien al polémico futbolista.

En principio todo estaba dentro de lo normal, salto, cantos, gritos y bromas, pero poco a poco la fiesta subió de tono y Gerard Piqué fue protagonista durante todo el recorrido.

barcelona

Cuando la cerveza comenzó a fluir a bordo del autobus, el defensor primero la bebió y luego inició a esparcirla sobre sus compañeros, otros jugadores lo imitaron y todos terminaron empapados. Acto seguido Gerard comenzó a lanzar el líquido a los aficionados.

Por si lo anterior fuera poco, vino el momento de arrancar los tenis a sus compañeros para lanzarlos hacia la gente, quienes recibieron con alegría el recuerdo de la plantilla, aunque no faltaron los accidentes y más de uno recibió un zapatazo. Ese momento de diversión terminó cuando un policía le llamó a atención a Piqué y compañía.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA