IMPRUDENCIA AL VOLANTE COBRA LA VIDA DE UNA PERSONA E INDIGNA A TODO UN MUNICIPIO.

0
13887

Este domingo 2 de agosto, ocurrió un hecho lamentable en el municipio de San José, Escuintla. Hecho que ha causado repudio e indignación en los porteños.

Fotografía: Carlos Delgado.

¿QUÉ SUCEDIÓ?

Según versiones, un vehículo tipo “Pick-Up”, el cual iba a exceso de velocidad atropelló a un vendedor de mascarillas, arrastrándolo al menos 30 metros, hasta impactar dentro de un Car Wash, en el proceso, el desenfrenado vehículo impactó levemente a otras dos mujeres en su motocicleta, quienes esperaban el cambio de luces del semáforo, una de ellas en estado de gestación.

Vídeo por: Darwin Hernandez

Los testigos del hecho corrieron a asistir al hombre quien quedó bajo los escombros y el vehículo, logrando quitar el pesado automotor del medio, Bomberos Voluntario de la 9a. compañía le tomaron el pulso, pero nada pudieron hacer ante la gravedad de las heridas.

Las féminas fueron atendidas por bomberos, siendo trasladadas hacia un centro asistencial para su recuperación.

El conductor del vehículo fue aprehendido por agentes de la PNC, llevándolo al juzgado de paz de la localidad, para de esa forma solventar su situación ante un juez.

Fotografía: Carlos Delgado.

¿QUIÉN ES EL FALLECIDO?

Fotografía de su perfil de Facebook.

El ahora fallecido fue identificado como Alberto Torres Saavedra, de 40 años. “Albert” como era conocido, vendía mascarillas en ese sector, pero también era muy conocido por los vecinos del municipio, debido que él era guía de turistas para los restaurantes de la playa pública, pero debido a la pandemia tuvo que buscar otro medio para sobrevivir.

Saavedra tenía muchos años de residir en el municipio, pero su país de origen era Perú, aunque cuando le preguntaban por su nacionalidad él decía “Soy 100% guatemalteco”.

INDIGNACIÓN DE LOS PORTEÑOS

En redes sociales cientos de usuarios manifestaron su enojo ante el lamentable hecho, debido que, Albert era una persona muy respetuosa y amable con las personas, ganándose de esa forma el cariño porteño.

Muchos piden justicia para el trabajador Alberto Saavedra, quien murió buscando el pan de cada día y todo le fue arrebatado en un abrir y cerrar de ojos.